Xenia França / Xenia

Xenia França
Portada de 'Xenia'

Con la música afroamericana convertida en un caldo de cultivo idóneo para que la canción popular pueda seguir evolucionando y dialogando con el presente para poder hacer frente al peligro del refrito y la nostalgia baldía, no es de extrañar que propuestas tan interesantes como la de la brasileña Xenia França absorban con naturalidad los presupuestos del mejor soul, el R&B y el jazz contemporáneo para ofrecer unas canciones que rebosan conciencia y sensualidad, sin dejar de lado la ingente riqueza cultural de su país de origen.

La componente del colectivo paulista Aláfia - una nutrida big band ensamblada a través del ritmo y la negritud - debuta en solitario con 'Xenia' (Autoeditado, 2017), tras presentar como adelanto en 2016 el single 'Breu', un álbum en el que dispone a la perfección de un colchón sonoro africanizado que apunta en cada uno de los 13 cortes a virajes hacia el jazz, maravillosa 'Do Alto', el R&B de alto voltaje en 'Nave' o el neo-soul femenino escuela Erykah Badu: mucho ojo con el parecido físico y estilístico entre ambas, cuyo efecto doppelgänger implosiona sugestivamente en 'Miragem (Sem Razâo)'.

Pero este disco no es sólo una colección de referencias estéticas y musicales bien traídas, ya que Xenia França tiene un discurso propio, contundente y comprometido, con el racismo como principal enemigo a batir. De ahí la adaptación en clave de R&B profundo de 'Respeitem meus cabelos, brancos' originalmente grabada por Chico César en 2002 para el álbum del mismo nombre, y que funciona perfectamente como un reverso baiano de 'Don´t touch my hair' de Solange. En un disco con un marcada textura orgánica (normal sabiendo del bagaje de la cantante en bandas de MPB clásica como Capadoxe), Xenia tampoco rehusa probar con la alquimia de la electrónica sutil, como en 'Perfecta pra Você' que muta en el mismo tema hacia un frondoso paisaje cósmico, ni se resiste a incidir en las percusiones afro que inundan ese alegato pro identidad cultural que es 'Pra que me chamas?' o de recurrir al recitado de la activista Roberta Estrela D´Alva en el interludio Hip-Hop de 'Garganta'. Todo un halo de luz, honestidad y color en un país tan rico culturalmente pero marcado por la estulticia de su clase política y la corrosión producida por las fracturas sociales.

 

https://open.spotify.com/album/0elgFvQyeueOn9Z3dbkA7b