Tatá Aeroplano.
Portada de ‘Alma de gato’

Empezar un disco de pop con una pieza de más de siete minutos es toda una declaración de principios. Aparecer en su portada saltando con el torso desnudo, todavía más. Y eso es lo que hace el brasileño Tatá Aeroplano en su nuevo trabajo (el cuarto en su trayectoria) ‘Alma de gato‘, continuación del magnífico ‘Step psicodélico‘ (Voador Discos, 2016) y del precioso tête à tête junto a Bárbara Eugênia de título ‘Vida ventureira‘ (2017). En su nueva aventura, el gato Aeroplano abraza la naturaleza y el pop y el folk psicodélico para ofrecer una colección de canciones luminosas a la par que reflexivas sobre la condición humana y su relación con los seres vivos del planeta desde una óptica un tanto marciana pero altamente efectiva.

Se trata de un disco de ocho canciones que a pesar del despliegue de minutaje de los cortes que abren y cierran el disco que proponen expansión y distensión convertido en una especie de Devendra Banhart con el acento de Caetano Veloso, sostiene un cuerpo central con mayor pegada pop que se alimenta de arreglos excelsos cortesía de Dustan Gallas, Junior Boca y Bruno Buarque y que tiene en cortes tan apetitosos como ‘Mil almas de gatos‘, el soul agreste junto a Luiz Romero de ‘Deixa voar’ o la llamativa por su título y letra ‘Os novos baianos sapateiam na garoa dos Sex Pistols‘, dónde compara la incapacidad musical de Sid Vicious (“Hey! Sid Vicious, chico británico, ¿a dónde vas ahora con tus botitas?”) frente a la complicidad artística de Novos Baianos , Veo a los Novos Baianos. Qué delicia de foto. Es sólo alegría. Es una sonrisa en la cara y la verdad en la mirada”, en una suerte de vals envenenado y con poso punk en el deje.

En el disco también destacan las dos colaboraciones que Tatá Aeroplano introduce junto a sendas cantantes féminas del calibre de Julia Valiengo en ‘Hoje eu não sou‘ o en la brillante ‘Vida inteira‘ (compuesta por João Sobral) junto a Malu Maria, musicando en portugués los ritmos sincopados del mejor pop ochentero británico en la onda de Prefab Sprout o Lloyd Cole. Todo un despliegue de canciones radiantes, con destellos delirantes, que reflejan el cambio de tercio vital de su autor. De vivir en el meollo de Sao Paulo a trasladarse a una región arbolada y alejada del ruido en las afueras de la ciudad paulista.

1 Comentario

  1. le estoy dando estos días y me he quedado a cuadros. Gracias por la recomendación.

Opina

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre