Requin Chagrin / Sémaphore

Requin Chagrin.

Envueltos en una neblina shoegaze pero con el oportuno encanto de lo francés, Requin Chagrin, la banda de Ramatuelle (Saint Tropez) que comanda Marion Brunetto (también en Alphatra o Les Guillotines) sobresale del pelotón del nuevo pop galo gracias a la reciente publicación de ‘Sémaphore‘ (Sony Music / KMS Disques, 2019), segundo disco del proyecto tras el trabajo homónimo publicado en 2016. Brunetto guía con su voz espectral, casi andrógina, y su escritura emocional, un combo donde el tratamiento de las guitarras, con profusión de reverb y ruido sostenido, empaca con brillantez con una sección rítmica que oscila con naturalidad entre la oscuridad ochentera y el brío de la época dorada del pop, en 10 canciones misteriosas y efervescentes.

Portada de ‘Sémaphore’.

Ligeras brumas electrónicas que recuerdan al espectro de Broadcast y las huestes de Ghost Box, acunan el inicio de un álbum que cuenta con la mano en la producción de Adrien Pallot (cuyo trabajo está detrás de discos ejemplares de bandas cómo MoodoïdHolstenwall o Grand Blanc) y que muestra las cartas de ese pop entre ensoñador e infeccioso con ‘Croisades‘ o ‘Clairvoyance‘, segundo corte del disco y que suena como si el gran Jeremy Jay registrara canciones sobre amores de verano que se desvanecen en la Costa Azul.

El disco planea en ese ambiente entre somnoliento y taciturno: ‘Soleil blanc‘ es melancolía envuelta en reverberación, y una ligera euforia – ojo con el tema que da título al disco ‘Sémaphore‘, caramelo envenenado que igual recuerda a los Go-Betweens de ‘Spring hill fair‘ como a los mejores discos de Sarah Records – que aupa a todas y cada una de estas canciones, tanto las más comprimidas como las que se dejan llevar por la lisergia instrumental en su coda final – ‘Mauvais presage‘ y ‘Le grand voyage‘ – a la pole position del mejor pop independiente de la temporada.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *