Michelle Gurevich. Foto: Itzak Vidmar

Como dice la letra de ‘Autumn leaves‘: “I miss you most of all my darling,
when autumn leaves start to fall”, el otoño es la estación del año más propicia para el ensimismamiento, la melancolía y el arte de echar de menos. Pero también es el momento adecuado para que los músicos, las bandas y las discográficas que los sustentan, echen mano de los mejores cartuchos guardados y – con las listas de lo mejor del año en el horizonte y los momentos de asueto hogareño cada vez más frecuentes mediante – publiquen discos de entidad más que probada, prestos para asaltar las discotecas, las plataformas de streaming o los discos duros de los oyentes más avezados. Eso es justo lo que ha pasado durante la estación de la caída de la hoja de este 2016, ya que tras esfumarse el verano, han sido editados una gran número de álbumes de gran ascendencia. A continuación hemos preparado una selección de ocho discos que cumplen estos parámetros temporales y que consideramos altamente recomendables:

01-paolo-contePaolo Conte – Amazing Game / Instrumental Music (Universal Music Italia, 2016): Il avvocato recopila diversas piezas instrumentales (aunque en algunos temas la voz es un miembro más de la orquesta) que ha ido componiendo durante los últimos años, en un volumen largo (23 cortes, en total más de una hora de música) que perfila la querencia del músico italiano por el jazz primigenio, la música latinoamericana, la obra de Nino Rota y los escarceos sonoros del romanticismo. Algunos esbozos que parten del juego, como en ‘Tips’, dónde el propio Conte pronuncia la palabra titular sobre una base instrumental cercana al Score, viejas conocidas como ‘La danse‘ o sugerentes juegos de manos como ‘Sharon‘, para un disco a priori menor en la trayectoria de su autor, pero que sigue siendo una muestra fiel de su talento.

Vincent Delerm – À Présent02-delerm (Tôt ou tard, 2016): Los trabajos de campo cinematográficos de la estupenda BSO de ‘La Vie très privée de Monsieur Sim’, con la Nouvelle Vague y el olfato instrumental de François de Roubaix en su punto de mira, precedieron a esta obra magna del músico de Évreux. Un disco que actualiza a su presente los mejores registros de trabajos anteriores, envolviéndolos cuidadosamente con el mejor papel de regalo, gracias a un trabajo exhaustivo en los arreglos (cada instrumento y truco de estudio aparecen donde deben estar), un clima delicado pero robusto en sus efectos y unas colaboraciones de órdago (ahí está Benjamin Biolay, autor del mejor disco que hemos podido escuchar este verano). Un álbum sobre el paso del tiempo, que es en realidad un emocionante periplo alrededor de lo cotidiano y sus circunstancias.

Michelle Gurevich – New Decadence03-michelle-gurevich (Michelle Gurevich, 2016): La canadiense se desprende del traje de Chinawoman  y sus marcadas referencias eslavas, para dar paso a una nueva era, repleta de canciones decadentes, románticas y sugestivas que trafican con las influencias de Leonard Cohen, Charles Aznavour y Adriano Celentano, mediante un sonido en apariencia doméstico pero realmente libre y peligroso. Teclados lo-fi, esbozos de guitarra, bases protoelectrónicas y una sensualidad a prueba de bombas (escuchen si acaso ‘Behind closed doors‘). Ella es de otro tiempo.

04-travis-bretzerTravis Bretzer – Bitter suites (Human Sounds Records, 2016): Colección de piezas de pop ensoñador, arrebatado e imaginativo para el segundo disco largo del geniecillo de Edmonton (ha tardado poco en darle continuidad a su primer largo, el excitante ‘Waxing Romantic‘). Desde la melancolía de ‘Slip‘ hasta la euforia comedida de ‘Get up and love‘, este álbum es un repaso modélico, filtrado por la baja fidelidad y barnizado por recursos lúdicos, a los más brillantes resortes de la canción pop.

Clèa Vincent – Retiens mon désir (Midnight Special Records, 2016): Otra de las joyas de la corona de la escudería comandada por Victor Peynichou, que se presenta en sociedad con un disco de látido electrónico pero con alma pop, que descarga su clase en edificantes canciones que tienen la mira puesta en la pista de baile, ‘Jmy attendais pas‘ o que rebajan el tono para encomendarse a los placeres vespertinos, ‘Après le soleil‘. La crítica ya le señala, junto a Laure Briard, como la nueva esperanza femenina de la chanson contemporánea.

04-house-of-wolvesHouse of Wolves – House of Wolves (Discolexique, 2016): El norteamericano Rey Villalobos sigue empeñado en facturar discos breves e intensos, muy intensos. Su tercer álbum transita la senda ya conocida de su folk espectral, el country arrebatado y la capacidad para elevar a la quintaesencia de lo sublime unas estructuras sencillas, que con el piano como protagonista y el colchón de cuerdas como plataforma, curan heridas y son capaces de emocionar hasta a una piedra. Aquí a su vez, tira de base rítmica de hormigón, para dar empaque a la sutileza, y prueba con nuevos registros vocales que le asemejan a chansonniers oriundos de su tan estimada Francia. De nuevo, un triunfo.

Tórtel – Transparente (I*M Records, 2016): El músico valenciano ha conseguido volcar todas sus inquietudes líricas y sonoras en una imprescindible colección de canciones, capaz de conquistar tanto a la materia gris del oyente, como a su corazón. Cuando uno se deja llevar por la melodía infecciosa de ‘La casa de hojas‘ (con el “traje de huesos” de Bradford Cox incrustado en su espíritu), la accesibilidad con sentido de ‘Nadie se parece a nosotros‘ o la emocionante conexión de la canzone con el muro de sonido spectoriano de ‘La luz de siempre‘, ya no hay vuelta atrás.

09-diego-vasalloDiego Vasallo – Baladas para un autorretrato (Subterfuge, 2016). Un viaje hacia la memoria del músico donostiarra, en un retrato en aguafuerte cuya primera pincelada – ‘Ruido en el desierto‘ – pinta una suerte de blues cubista, similar al que Marc Ribot dibujara para el mejor Tom Waits, abriendo el paso a 8 canciones de extenso minutaje y marcado aire narrativo. Baladas country descorchadas lentamente como ‘Todo lo bueno‘ o pasajes tabernarios con aire romántico como ‘Cada vez‘, que vertebran un álbum embriagado de matices emocionales y magníficamente guiado por sus valses llenos de vida.

Os dejamos con una playlist con las que creemos que son las canciones más representativas de cada disco:

Opina

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre