Óscar Sanmartín: "Las cosas que no están ligeramente mal no tienen encanto"

Óscar Sanmartín. Foto: Agurtxane Concellón

Quien supere los 30 años de edad y conozca los orígenes de la escena musical independiente nacional es posible que le suene el nombre de Óscar Sanmartín. Este artista zaragozano es el autor de las portadas de los discos de El Niño Gusano, uno de los grupos de pop psicodélico más destacados de aquella hornada de bandas que surgieron durante la década de los 90. Aunque, evidentemente, la trayectoria de Óscar Sanmartín no sólo se centra en el grupo maño, disuelto a finales de aquella década. No en vano, durante los últimos años ha trabajado en proyectos relacionados con la televisión, el arte, la escenografía y la publicidad, aunque después de pasar por todo ello ha decidido centrarse en la ilustración. "Siempre me ha gustado. De pequeño me encantaban los libros. Lo que me interesaba principalmente era la ciencia ficción y la literatura fantástica", recuerda. Aún así, su relación con El Niño Gusano permanece activa, ya que en la actualidad dibuja algunos personajes e imágenes que aparecen en sus canciones para un librito incluido en un recopilatorio con los singles del grupo que será publicado a finales de este año a través de la discográfica Grabaciones en el mar.

¿Cuáles son tus principales referentes a la hora de llevar a cabo tus obras?

El Vizconde de la Morcilla. Ilustración perteneciente a un calendario de carnaval.
Ilustración de un personaje del carnaval zaragozano.

Cuando empezaba pretendía ser original, pero tengo muchos referentes. Yo vengo del arte fantástico de los 80, son cosas olvidabas que ahora están siendo rescatadas cuando anteriormente se consideraban de mal gusto. Algunos de mis artistas referentes son Syd Mead -diseñador de varios aspectos de películas como Blade Runner y Aliens-; la pintura flamenca, por ejemplo Alberto Durero; Vaughan Oliver -responsable de las carpetas de discos del sello 4AD-; el ilustrador inglés Dave Mackean o el fotógrafo Joel-Peter Witkin.

Tus dibujos tienen multitud de detalles y son -o al menos rozan- la perfección. ¿Cómo lo consigues? ¿Es cuestión de talento?

Llevo muchos años pintando y dibujando, pero he aprendido que las cosas que no están ligeramente mal no tienen encanto. Los detalles en mis dibujos es debido a mi gusto por el grabado antiguo y la pintura medieval. Quizá también porque vengo de una época en la que se llevaba el gesto. Fue como una reacción frente a las tendencias. En la actualidad es más fácil que un ilustrador exponga. Antes, a finales de los 80 y principios de los 90, no estaba de moda ser clásico. Se vendían obras de Tàpies o se hacían cosas en vídeo. Si realizabas técnicas tradicionales te trataban de ilustrador.

¿Es difícil vivir de la ilustración?

Me dedico y vivo de la ilustración quizá por suerte y porque las cosas se han dado bien. Hasta hace 3 o 4 años lo compaginaba con otros trabajos. También he hecho algo de producción, televisión, arte, escenografía y publicidad. Ahora se trabaja mucho más. Ya no es como antes cuando un artista podía vivir al año con unos pocos encargos. Es posible vivir de la ilustración pero muy difícil hacerse rico.

[pull_quote_left]Es curioso porque he vuelto a escuchar los discos -de El Niño Gusano- y he descubierto personajes escondidos en las canciones[/pull_quote_left]

En la actualidad estás trabajando en dibujos de personajes que aparecen en canciones de El Niño Gusano, grupo con el que te une una especial relación después de haber diseñado las cubiertas de sus discos. En tu perfil personal de Facebook y a través de las páginas de El Niño Gusano y de la discográfica Grabaciones en el mar ya se han revelado algunos de esos dibujos, como el de Madame Dos Rombos, personaje de la canción del mismo título e incluida en el álbum 'El efecto lupa', o La chica china con manos de pez, que aparece en el tema 'Bizcochino', que forma parte del disco 'Circo luso'. ¿En qué consiste exactamente este proyecto?

Son dibujos para un librito incluido en la edición de los singles de El Niño Gusano que aparecerá a finales de este año a través de la discográfica Grabaciones en el mar. La idea es rescatar algunos personajes e imágenes de las canciones que no se materializaron. Con respecto a los diseños mostrados, Facebook permite que la gente contemple el proceso de creación, así pueden jugar a adivinar quien es cada personaje. Es curioso porque he vuelto a escuchar los discos y he descubierto personajes escondidos en las canciones.

¿Cómo era tu relación con el grupo?

Ilustración para la portada del disco 'El efecto lupa'.
Ilustración para la portada del disco 'El efecto lupa'.

Tenía principalmente relación con Sergio Algora -cantante y letrista del grupo fallecido en 2008-, con quien coincidía en gustos y referentes poéticos y literarios. Coincidíamos en los mismos lugares e iba a los conciertos del grupo. Eramos de la misma generación.

¿Cuál es tu disco favorito de El Niño Gusano?

'El escarabajo más grande de Europa'. La gente no les perdonó que se fueran a una mutinacional como era RCA y grabaran con mejores medios y dejar de formar parte del panorama independiente. En aquella época se consideraba que algo era bueno si sonaba sucio o a maqueta y no a mainstream.

También eres el autor del diseño de 'Hamsterdam', el último álbum de Pigmy. ¿Cómo ha sido el proceso de creación tanto de este disco como los de El Niño Gusano?

El diseño de la portada de 'Hamsterdam' ha sido un trabajo muy especial. Willy (Vicente Macià, nombre real de Pigmy) y yo no nos conocíamos pero compartimos referencias similares. Me dio libertad absoluta. Tenemos los mismos gustos por la pintura flamenca, el barroco, la psicodelia y sobre todo lo hermético y lo misterioso. Hubo elementos que él aportó al diseño y yo a la música. La mandolina, por ejemplo.

En cuanto a El Niño Gusano, es una extraña coincidencia pero algunas portadas de los discos las hice sin escuchar la música. La gente piensa que están hechas a partir de las letras, pero no es así. Quizá también fue debido a los gustos literarios que compartía con Sergio Algora. Con 'El escarabajo mas grande de Europa' sí que la idea ya estaba preconcebida: la nieve, el hielo, el blanco, los esquimales... Utilicé un boceto que tenía de hace años.

[pull_quote_left]Es una extraña coincidencia pero algunas portadas de los discos -de El Niño Gusano- las hice sin escuchar la música. La gente piensa que están hechas a partir de las letras, pero no es así[/pull_quote_left]

¿Qué debe mejorar en el mundo del arte en España para que evolucione?

El problema del arte es el propio arte. El proceso de creación, luego la exposición, los coleccionistas si compran o no... Todo eso está superado pero sigue interesando por cuestiones puramente mercantilistas. No interesa el criterio de expresar la mirada de la gente. A mí estos postulados no me atraen. Lo que me gusta es el diseño web, el diseño gráfico, la publicidad, el cómic, la ilustración... El arte debe salir de los museos y de las galerías.

Ascraeus.
Ascraeus, ilustración de 'Leyendario monstruos de agua'.

Además de los dibujos de los personajes de las canciones de El Niño Gusano, ¿en qué otros proyectos trabajas ahora?

Ahora mismo lo que hago son cubiertas para libros de la editorial Tropo Editores. Ahora estoy pendiente de diseñar varias cubiertas para dos novelas muy interesantes.También preparo la ilustración de un relato de Ray Bradbury para conmemorar los 10 años de vida de la editorial.

[pull_quote_left]El problema del arte es el propio arte. El proceso de creación, luego la exposición, los coleccionistas si compran o no... Todo eso está superado pero sigue interesando puramente por cuestiones mercantilistas[/pull_quote_left]

Para finalizar, ¿qué consejos darías a una persona que quiere dedicarse a la ilustración?

Que se olvide de hacerse rico. Que tenga ilusión por conocer todos los software posibles de dibujo. Tener pasión por dibujar y llenarse de todas las influencias posibles. Leer mucha literatura, comic, ver cine. Escuchar música clásica y no clasica. Además, no es necesario ser un virtuoso del dibujo para hacer un trabajo interesante. Prefiero la mirada del virtuosismo.