'Mad Max. Furia en la carretera': remake equivocado pero acertado en algunos aspectos

Fotograma de 'Mad Max. Furia en la carretera'.

El alma cándida que se crea que la nueva versión de Mad Max es un remake del clásico de los 80 no puede estar más equivocado en esta vida. Considerad la película como una cuarta parte de la saga del Loco Max pero sin Mel Gibson y con Tom Hardy, un actor que me encanta y que no es de medias tintas. La gente lo ama o lo detesta como intérprete; para mí es excelente, pero en una película como esta la verdad es que puede lucir poco sus dotes interpretativas.

No con ello quiero decir que sea una historia mala, es una obra para mi gusto muy buena. Me atrevo a decir que es de lo mejorcito que he visto últimamente, y eso que no soy una loca del cine de acción.

[pull_quote_left]Max se ve en la tesitura de ayudar a un grupo de mujeres a huir de una vida miserable de esclavitud, entre ellas una inmensa y fantástica Charlize Theron en su papel de "furiosa"[/pull_quote_left]

En esta parte de la saga Max se ve en la tesitura de ayudar a un grupo de mujeres a huir de una vida miserable de esclavitud, entre ellas una inmensa y fantástica Charlize Theron en su papel de "furiosa". Si bien hay parte del hilo argumental que me retrotrayó a la segunda parte de la saga, aquí no hay tregua en la huída contrarreloj de los protagonistas.

En esta obra volvemos a esa sociedad apocalíptica, enferma y llena de injusticias donde el agua y la gasolina son los bienes escasos más preciados, la vida es mera supervivencia y la gente sigue estando a la merced de líderes enfermos y sádicos, como los de la segunda parte, nada que ver con la carismática Tina Turner.

[pull_quote_right]Un gran acierto es volver a dar protagonismo a los coches[/pull_quote_right]

Como en la segunda y tercera, sólo algunos "locos" siguen teniendo esperanza y deseo de redención, pero en esta parte la acción es la dueña y señora de la película. Pocas veces la acción continuada me ha gustado tanto y la he visto tan perfectamente coreografiada como en esta película. No cansa, es absolutamente necesaria y no hace uso del "gore". Pero, como en estos tiempos que corren, la violencia es políticamente correcta, nada que ver con torturas y violaciones explícitas de la primera y la segunda parte, cosa que yo agradezco, que tengo la piel sensible.

Un gran acierto es volver a dar protagonismo a los coches, esas máquinas destartaladas y hechas con piezas de varios coches, trailers con partes de camionetas, motores trucados, espectaculares carreras infernales que no te dan tregua y te enganchan a la pantalla.

¿Que hubiese gustado más argumento e interacción entre personajes y diálogo? Puede ser, pero no desmerece la obra en ningún momento. ¿Más debate filosófico y ético? En la primera ya tuvimos, en la segunda también, la más floja en ese aspecto es la tercera, pese a ser la más carismática de todas. ¿Que el final es simplón? Eso es a gusto de la gente. Puede que los finales de las anteriores vayan con la esencia del personaje de la saga y la sociedad en la que se vive, pero no es tan malo como para desmerecer esta cuarta entrega.

Os animo a ir a verla a ver qué os parece.