'La visita' y otras cosas peores

Fotograma de La Visita

Voy a hablar sobre la última obra de nuestro amigo M. Night Shyamalan, que empezó muy bien con 'El sexto sentido' pero que ha ido encadenando con los años una pifia tras otra en su filmografía, lo que nos hace exclamar: "hasta cuando, M. Night Shyamalan, agotarás nuestra paciencia". La película en cuestión es 'La visita', que, tras leer una buena crítica sobre ella, despertó grandes expectativas en mi humilde persona.

Rodada con bajo presupuesto, narra la historia de una madre que, tras 15 años sin hablarse con sus padres, por esas cosas que tienen las familias, deja a sus dos hijos durante una semana en la granja donde viven ellos, en Pensilvania, para que así les conozcan. Los adolescentes, irritantes, cogen la cámara y aprovecharán la visita para rodar un documental sobre la familia, mostrando así que los trapos sucios sí deben airearse, en contra de ese refrán tan español. Poco a poco irán viendo que sus abuelos no se comportan con normalidad, achacándolo a la edad y  la senilidad, pero viendo que cada vez su conducta es más y más inquietante.

Cartel de 'La visita'.
Cartel de 'La visita'.

Si ustedes esperan ver terror, olvídense, si esperan ver un thriller con tintes psicológicos, olvídense, si esperan ver suspense.... ¡ni de coña!. Verán una película al estilo de la Bruja de Blair, con el famoso formato cámara en mano emulando el documental, que es tan y tan socorrido de un tiempo a esta parte, como si eso fuera ya garantía de éxito. Ridley Scott no lo usó en 'Alien' y el resultado fue bueno, ¿no?, incluso 'Annabelle' es mucho, mucho mejor película y consigue en un momento que te angusties y estés padeciendo.

[pull_quote_right]Si ustedes esperan ver terror, olvídense, si esperan ver un thriller con tintes psicológicos, olvídense, si esperan ver suspense.... ¡Ni de coña! [/pull_quote_right]

Unos protagonistas que irritan, en lugar de despertar empatía, unas malas actuaciones y tal banalización que da para llorar, porque el cine de terror está muy, muy de capa caída. No es terror con toques de humor negro como he leído en algunas críticas, es mucha tontunez, malas actuaciones y un mal enfoque, porque se podía haber hecho algo digno, pero es la manía de este hombre de dar giros a la trama cuando cuesta mucho de mantener ya de por sí, porque te das cuenta que es absurdo todo lo que ves.

Pero os aseguro que 'La soga' es aún peor, y la de 'Eliminado' es tres cuartos de lo mismo. Cámara en mano, grito, lloriqueo, para al final ver que hay cortos por internet con muchísima más calidad que estas tres películas. No es porque los adolescentes no den juego en el género, pero es que ya echo en falta un buen argumento y una ambientación adecuada, cosa de la que carecen estas películas.

[pull_quote_left]Unos protagonistas que irritan, en lugar de despertar empatía, unas malas actuaciones y tal banalización que da para llorar[/pull_quote_left]

Las bandas sonoras (BSO) son un filón para cualquier film, si no miren 'Titanic', que buen resultado le dio a James "machacoactores" Cameron y, sobre todo, a James Horner. En el género de terror,  la reina de las BSO es 'El exorcista', pocas veces se ha asociado tan contundentemente una peli de terror a su banda sonora, además que fue todo un acierto ya que el 'Tubular Bells' de Olfield captó el clima de desasosiego e inquietud de la obra. Otro buen ejemplo es 'Psicosis' y así unos cuantos más, excepto en esta película, claro está.

[pull_quote_right]En el género de terror, la reina de las BSO es 'El exorcista', pocas veces se ha asociado tan contundentemente una peli de terror a su banda sonora [/pull_quote_right]

Para rematar los créditos del final con aquella horrenda canción es un castigo para los oídos del espectador y una culminación del despropósito que es esta película. En defensa del director he de remarcar que las bandas sonoras de sus obras 'El protegido' y 'El Bosque' son un regalo, así que es mejor que olviden esta maldita obra que hunde más el género.

Es una lástima porque hace tiempo que el corazón no me va a mil por hora cuando veo una peli de terror. Pero aun así no pierdo la esperanza.