Kevin Ayers: Disfrutando de la vida

Kevin Ayers.

El escritor y periodista Alberto Manzano ha sido quien ha hecho justicia con la publicación de un libro sobre el músico británico Kevin Ayers. '¿Por qué estamos durmiendo?' (Editorial Milenio, 2015) recoge la trayectoria musical y vital de este hippie bohemio que se cuestionaba cualquier cosa -de ahí el título del libro, traducción al castellano de su canción 'Why are we sleeping?'-, seductor y amante de la buena vida que siempre quiso estar cerca del mar Mediterráneo -vivió durante muchos años en el municipio mallorquín de Deià y tuvo una breve pero intensa estancia en Ibiza- y vivir una vida apacible donde no faltaran la fiesta y los amigos. Después de formar parte de los grupos Wild Flowers y Soft Machine junto a su gran amigo Robert Wyatt, Kevin Ayers decidió emprender su propio proyecto musical debutando con el elogiado disco 'Joy of a toy', donde conjugaba psicodelia y pop a partes iguales, en una carrera en la que evitó ser una estrella del rock y que fue de menos a más, según el propio Kevin, por culpa de la intensa vida social en Deià, y en la que estilísticamente también flirteó con el rock, el blues y el reggae. Pero mejor que sean Alberto Manzano y Pigmy, éste último con quien compartió impresiones culturales y una noche de juerga, quienes cuenten cómo era Kevin Ayers.

kevin ayers
Kevin Ayers. Foto extraída del libro '¿Por qué estamos durmiendo?'

¿Cómo surgió la posibilidad de escribir este libro?

No se trataba de posibilidad, sino de un auténtico deseo de hacer justicia. No existía ningún libro sobre Kevin publicado en España, y mi relación personal con él me ofrecía la opción de escribir un libro basado en nuestros encuentros: en Barcelona, Deià (Mallorca), Londres. Tras la triste noticia de su muerte, le propuse mi idea a Javier de Castro, director de la colección de libros de música en Editorial Milenio, y la aceptó inmediatamente.

¿Qué es lo que más destacarías de la personalidad de Kevin Ayers?

Su coherencia, por supuesto. Jamás se vendió al establishment, y fue siempre fiel a sus principios… hasta el final de su vida. Esa fue la razón de que su muerte fuera tan injusta y miserable. Artísticamente, para mí siempre fue un gran poeta. Lo admiraba como tal, y sus canciones eran un bálsamo para mi alma.

¿Cómo lo descubriste?

Musicalmente, lo descubrí gracias a los maravillosos artículos escritos por el periodista Claudi Montañà para la revista Vibraciones en los años 70 y a quien dedico el libro. Después, a finales de los 80, lo conocí personalmente con motivo del concierto que organicé con la gente de Rock de Lux en la sala Celeste de Barcelona para presentar mi libro 'La poesía del rock', en el que actuaron Kevin, Elliott Murphy y Lydia Lunch.

¿Crees que, a pesar de no querer convertirse en una estrella del rock, Kevin Ayers tenía virtudes para poder serlo?

Tenía todas las virtudes. Y lo fue a mediados de los años 70 con su trilogía discográfica formada por 'June 1, 1974', 'The confessions of Dr. Dream' y 'Sweet deceiver'. Después, se hartó de las imposiciones de la fama y prefirió retirarse a Deià para pescar y llevar una vida de hippy.

Alberto Manzano.
Alberto Manzano.

En el libro se menciona la vida personal de Kevin Ayers en relación al consumo de drogas y alcohol. ¿Crees que esto pudo afectarle en la evolución de su carrera musical?

En el libro hablo de la relación sacramental que Kevin tenía con el vino. También menciono lo mucho que le costaba desengancharse del caballo. En los años 70, el consumo de drogas era el pan de cada día para la mayoría de músicos. Pero no se trataba únicamente de una evasión, de un pasatiempo. Las drogas se consumían para "realizarse", para expandir la mente, para liberar la energía espiritual. Unos lo llevaron mejor que otros. Y algunos grandes músicos se quedaron en el camino. Su amigo Ollie Halsall fue uno de ellos.

Kevin Ayers admite que sólo le interesaba las personas que vivían intensamente. ¿Cómo fue su vida?

Kevin vivía de acuerdo a su filosofía hippy. Se tomaba las cosas con calma, pero todo lo que hacía, lo vivía con gran intensidad. Amaba la fiesta, el sol, la música y los amigos. Ese era su mundo.

¿De tus encuentros con Kevin Ayers recuerdas alguna anécdota?

Me dedicó mi libro 'Poetas malditos del rock (John Cale, Kevin Ayers, Elliott Murphy, Lewis Furey)' con esta nota: "Gracias por tu buen gusto".

¿Cuál es tu disco favorito?

Sobre todo 'Bananamour'. También escucho mucho 'Rainbow takeaway' y 'Still life with guitar'.
¿En qué medida es importante su figura como artista en la actualidad?

La obra de Kevin ha influido en muchas bandas, sobre todo anglosajonas, como se puede comprobar en su último disco, 'The Unfairground', donde colaboran Teenage Fanclub, Euros Childs (Gorky's Zygotic Mynci), Gary Olson (Ladybug Transistor), entre otros. Pero su excelencia artística es incuestionable como ha demostrado la colaboración sistemática de otros grandes compositores de rock en su obra: Robert Wyatt, Brian Eno, Phil Manzanera o Mike Oldfield.

Kevin Ayers y Pigmy. Foto extraída del libro '¿Por qué estamos durmiendo?'
Kevin Ayers y Pigmy. Foto extraída del libro '¿Por qué estamos durmiendo?'

¿Consideras que los músicos que acompañaron a Kevin Ayers en la grabación de sus discos y en las giras de conciertos fueron importantes en su desarrollo como artista?

Bueno, creo que, más o menos, he contestado a esta pregunta en la respuesta anterior. Pero Kevin abandonó Soft Machine después de haberlo aprendido todo en menos de un lustro, y en el libro queda reflejado muy claramente: Kevin no sabía nada de música antes de llegar a Wilde Flowers y apenas un poco cuando llegó a Soft Machine. Después fue un completo autodidacta. Claro que escuchaba mucha música, desde reggae hasta la música clásica, y eso se nota en su obra. Pero Kevin tenía un talento innato, un don, era un artista por naturaleza. Yo diría que el músico con el que más trabajó, y con el que firmó muchas canciones, Ollie Halsall, fue su complemento perfecto. Aprendieron y se dieron mucho el uno al otro.

[quote_box_center]

Pigmy: "Tenía un magnetismo total y era muy inteligente"

Uno de los músicos españoles que tuvo el privilegio de conocer de cerca a Kevin Ayers es Vicente Maciá (Pigmy). El músico catalán coincidió con el artista británico en la época de la publicación de su último disco, 'The unfairground' (Lo-Max, 2007). "Coincidí con él cuando terminaba de grabar el disco y después cuando vino presentarlo en directo en el centro cultural La Capsa (El Prat de Llobregat, Barcelona). "Estuvimos una noche entera hablando de música, de Velvet Underground, Nico... Me acuerdo cuando le dije que Nico cantaba mal y él la defendía", asegura. "En aquella época ya estaba frágil de salud y era un huraño. Su actuación en La Capsa la hizo con desgana, pero tenía esa necesidad de seguir comunicando a su manera", sostiene.

Aunque su relación con Kevin Ayers no se queda sólo en intercambios culturales. "Recuerdo que estuvimos bebiendo en un bar y que fuimos a un peep show de La Rambla (Barcelona). Llamé en ese momento a mi amigo Iván, del grupo Litoral, para contárselo". Con todas esas experiencias vividas, Pigmy considera que el músico inglés "tenía un magnetismo total y era muy inteligente. Le gustaba disfrutar de la vida".

El músico catalán, mientras, continúa con su trayectoria musical. En la pasada Navidad publicó el single 'Villancicos' (Grabaciones en el Mar), donde muestra pinceladas de cómo podría ser su próximo disco. "Va a ser más medieval y menos barroco", revela. "Me gusta indagar en el origen de las canciones", señala, en relación a la historia de los villancicos.

[/quote_box_center]

EL PLAYLIST DE ALBERTO MANZANO

El autor de '¿Por qué estamos durmiendo?' ha configurado una playlist con sus diez canciones favoritas de Kevin Ayers y explica el motivo de la elección. Aquí está el resultado.

1. 'May I?'
Por el Reino de la Banana.

2. 'Stranger in blue suede shoes'
Por el cigarro verde.

3. 'Another rolling stone'
Por el canto rodado que todos llevamos dentro. Y por Bob Dylan.

4. 'Clarence in Wonderland'
Por la psicodelia.

5. 'Blaming it all on love'
Porque siempre buscamos a otro para echarle la culpa.

6. 'Didn’t feel lonely till I thought of you'
Por el sol de medianoche.

7. 'Decadence'
Por Nico.

8. 'Once upon an ocean'
Por Arthur Rimbaud.

9. 'Something in between'
Por el amor.

10. 'Ghost train'
Por el tren de la muerte, que pasa casi imperceptiblemente por la vida. Y por Rickie Lee Jones.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *