Joshua Abrams And Natural Information Society / Simultonality

Joshua Abrams al frente de la Natural Information Society.
Portada de 'Simultonality'.

En cada proyecto en el que encuentren metido a este compositor de Philadelphia hallarán motivos suficientes para quererle. La carrera de Joshua Abrams es extensa, y va desde formar parte del grupo de hip hop The Roots, hasta armar bellas melodías rock junto a Sam Prekop, Tortoise o Bonnie Prince Billy, o hasta hacerse un hueco en la escena underground jazzística de Chicago y colaborar con celebridades como Roscoe Mitchell. Su discografía junto a su banda (aunque mejor llamarlo colectivo ya que entran y salen músicos a discreción) Natural Information Society es un deleite sensorial que requiere tiempo y paciencia por parte del oyente, pero a cambio la recompensa es enorme.

Que estas líneas sirvan para reivindicar a este músico extraordinario y para recuperar este 'Simultonality'(Eremite, 2017), cuya narrativa sinuosa, arcana y esotérica es un caudal de ideas en ebullición. Las cinco largas composiciones que lo integran parten de un patrón melódico determinado por el bajo o la batería, y a partir de ahí los instrumentos van entrando y saliendo de escena (aquí nuestro autor prueba con las posibilidades tímbricas del Guembri, un laúd de tres cuerdas originario de Ghana) en un intrincado juego - narcotizante la mayor parte - de tonalidades y texturas que son pura ambrosía para oídos inquietos.

Suelten amarras y déjense embaucar por las sonoridades esquivas y humeantes de '2182½' donde los sonidos expresionistas del saxo de Ari Brown se baten a duelo con las disonancias de la guitarra eléctrica, para acabar con una genuflexión al John Coltrane más espiritual. También pueden acudir a remansos de paz casi zen de la mano de 'St. Cloud' que es una bella pieza de ambient minimalista construida a partir de percusiones. Las espirales minimalistas concentran la atención en 'Maroon Dune', y los sonidos de la guitarra de Abrams acompañada por la batería de Frank Rosaly crean un mantra de raíz teutona de fuerte calado emocional. Para que luego me digan que la vanguardia no puede ser terriblemente humana.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *