Del éxito rotundo de sus inicios, guiando al pop francés al Olimpo de la música popular y triunfando en los escenarios más exigentes, incluyendo los de los otrora prestigiosos certámenes de la canción, hasta el final de su vida y carrera, marcado por los golpes del destino: tanto propios – con el cáncer y sus consecuencias como principal campo de batalla – como los de sus allegados más próximos: la muerte de su inseparable Michel Berger, marido y fiel compositor, en 1992 y la pérdida de su hija Pauline en 1997, hechos que oscurecieron su obra y presencia escénica en las últimas dos décadas.

France Gall.

De su prodigio como niña cantante, pinitos como actriz y coqueteos fallidos con la maravillosa máquina de hacer dinero de Walt Disney. De cuando el sátiro Serge Gainsbourg convenció a papá Gall para que su hija cantara ‘Les sucettes‘. De sus pepinazos bailables, prendidos de ritmo y belleza, alentados por los vientos y hasta por las castañuelas: ‘Laisse tombe les filles’, ‘Poupée de cire, poupée de son‘, hasta la flor de pasión que se abrió al mundo con ‘Attends ou va t´en‘.

De los recursos sofisticados, con el pop orquestado como mullido y reconfortante colchón y la psicodelia como compañera de viaje, de ‘Baby Pop‘, ‘Chanson indienne‘, ‘Bebé Requin‘ o ‘Christiansen‘ a la melancolía de ‘Il Neige‘. Siempre contando con la labor de compositores y arreglistas de la talla de los Gainsbourg, Rivat, Dassin. Hasta que apareció – previa incursión en la canción teutona de la mano de Werner Müller – Michel Berger a mediados de los años 70, para componer para ella y, a la tercera canción, convertirse en pareja y familia. Y entonces la música, en consonancia con el signo de los tiempos, comenzó a dejarse mecer por el piano y los arreglos soft-rock en temas como la exitosa ‘La déclaration d’amour’, el bálsamo de ‘Chanson pour consoler’ o esa declaración de amor y de intenciones que es ‘Tout por la musique’.

De saber que France Gall se ha ido para siempre pero nos ha dejado sus canciones… Y su juventud.

 

 

 

Opina

Escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre