El Twanguero: "El futuro de la música está en conocer la tradición y actualizarse"

El Twanguero.

El músico y productor Diego García, más conocido como El Twanguero, se encuentra de gira durante los próximos meses presentando en diversas ciudades españolas su último disco 'Pachuco'. Su música, mayormente instrumental, combina diferentes géneros, como el rockabilly, el surf, el mambo, el flamenco o la cumbia, aunque en este último ha recogido la tradición del rock and roll y de la música surf de los años 40 y 50 aportándole un toque latino. Dice haber aprendido diferentes conceptos artísticos y relacionados con la gestión de una carrera musical a través de los artistas con los que ha trabajado. Una lista, por cierto, bastante extensa: Andrés Calamaro, Santiago Auserón, Raphael, Juanes, Fito Paez, Diego El Cigala... Con este último precisamente obtuvo un Latin Grammy en 2013 con la coproducción del disco del artista flamenco 'Romance de la luna tucumana'. El músico valenciano habla de todo esto y de otros asuntos a continuación.

[pull_quote_left]¿Con qué estilo musical me quedaría? Me quedaría con mi guitarra solamente[/pull_quote_left]

¿Por qué el nombre de El Twanguero? 

El Twanguero es un juego de palabras que viene del sonido de guitarra del twang, más cercano al surf y la guitarra de rockabilly, en la onda de Johnny Cash, la guitarra de raíces. Y también es un juego de palabras de esto con el concepto de viaje y de viajero. Es un personaje que me inventé que es como un cowboy que viaja con su guitarra por todo el mundo y también me da la diligencia de como para ir saltando entre disco y disco y de país en país y de sonido en sonido, porque si bien este disco último es una cosa de baile, justo el anterior 'Argentina songbook' es un disco de canciones con cantantes: Enrique Bunbury, Diego El Cigala, Andrés Calamaro... El personaje del twanguero me da esa diligencia para poder abarcar muchos géneros.

Con los géneros musicales que practicas: mambo, rockabilly, surf, cumbia... ¿Con cuál te quedarías?

He vivido en Buenos Aires, Nueva York, México, Los Ángeles... De este último viaje, la estancia que tuve entre México y Los Ángeles, nace este disco, que es un poco de la tradición del rock and roll y del surf de los años 40 y 50 pero con ese toque latino. En mi caso es un rock latino, rock primitivo latino. Sale de ahí. ¿Con cuál me quedaría? La verdad es que no lo sé. Me quedaría con mi guitarra solamente (ríe). Sí que me gusta el concepto de baile. Es algo que quiero seguir defendiendo.

[pull_quote_right]El rock español tiene su exportación a Latinoamérica, pero en mi caso sólo el hecho de ser guitarrista me sirve para poder irme a tocar a Australia o Japón[/pull_quote_right]

Vuestros directos como grupo son claramente para bailar...

Totalmente. El disco está grabado en directo para que tenga fuerza. Es cómo me gusta grabar los discos: transmitir esa fuerza del directo y reflejarlo en el objeto, ya sea CD o vinilo. Mi música consiste en ver a cuatro o cinco músicos tocando. Es ahí donde reside el secreto de mi concepto.

El hecho de hacer una música que se apoya en la guitarra me ofrece la oportunidad de ser muy internacional, sobre todo viajar a países de habla no hispana donde las músicas que no sean de raíces, como el flamenco, el tango o los boleros, tengan presencia. Pero es verdad que el rock español fuera de las fronteras, sobre todo en países de habla no hispana, no la tiene. Cada país tiene una escena local de rock. El rock español tiene su exportación a Latinoamérica, pero en mi caso sólo el hecho de ser guitarrista me sirve para poder irme a tocar a Australia o Japón. La música es un idioma internacional.

Yo tengo muchas raíces españolas. Defiendo a muerte la música española desde mi base. Lo que pasa es que eso también engloba a todas las músicas de raíces en español: el tango, bolero, ranchera... Yo me nutro de eso, no viene de Radiohead, con todos los respetos hacia el grupo, que además me encanta. Mi música está inspirada de la que se hace en nuestro idioma, aunque es verdad que mi música tiene un sonido americano.

[pull_quote_left]Mi música consiste en ver a cuatro o cinco músicos tocando. Es ahí donde reside el secreto de mi concepto[/pull_quote_left]

Las canciones son instrumentales, apenas son cantadas, pero a pesar de ello, ¿tienen algún tipo de trasfondo o significado? Un ejemplo del último disco podría ser 'El caminante'. 

'El caminante' es una cumbia (tararea la canción), es un tiempo medio. En Los Angeles la gente va en coche a todos lados, salvo algunos que van caminando. Los caminantes suelen ser los latinos, quienes normalmente tienen que cruzar la frontera a pie. Entonces El caminante, y ese ritmo que tiene cuando dice "walking in the jungle" (caminando por la jungla) tiene un trasfondo social que yo lo enmascaro en el ritmo de la cumbia. Hay un montón de referencias, pero son inspiraciones. Me inspiro de esa figura para hacer esas músicas. Me gusta también la abstracción de la música instrumental, me parece muy interesante y es lo que engancha en directo. Es algo que me puede bailarlo y dejarte llevar. Me interesan mucho los timbres, es un concepto diferente al de otras bandas.

[pull_quote_right]Me gusta la abstracción de la música instrumental. Me parece muy interesante y es lo que engancha en directo[/pull_quote_right]

¿Por qué elegiste el nombre de 'Pachuco' para el último disco?

Pachucho es como llamaban a los latinos en Estados Unidos. Son como una tribu, como son los indies de ahora, en los años 50 estaban los pachucos. No se les reconocía como latinos auténticos, eran norteamericanos pero estaban en tierra de nadie. Era gente joven que le gustaba salir a bailar rock and roll, surf, swing y también el mambo y el cha cha cha porque lo tenían en su ADN. Les gustaba Elvis Presley y tenían una estética que les identificaba. Mi pachucho es más moderno, tampoco he hecho un disco retro. Me gusta ser moderno pero inspirarme en las cosas tradicionales. El futuro de la música está en conocer la tradición y actualizarse. Es lo que hacen todos los grupos. El indie está de moda pero eso en los años 90 Radiohead ya lo hizo. Entonces, ¿qué hace la gente? Reinventar, aunque en los peores casos copiar directa y descaradamente, y en otros reformular. A mí me gusta mucho cuando se canta en español.

¿Por qué?

Porque nuestro idioma es mucho más bonito que el inglés y porque somos españoles. Me alegro cuando salen bandas que cantan en español.

[pull_quote_left]El indie está de moda pero eso en los años 90 Radiohead ya lo hizo[/pull_quote_left]

Da la sensación de que hay grupos que quieren tener una proyección internacional y por ese motivo prefieren cantar en inglés.

No lo crítico, pero creo que no es necesario. Me gusta más cuando las bandas cantan en español por la sonoridad y porque es defender lo nuestro. Si eres letrista, creo que te vas a expresar bien en tu idioma materno. A mi gusta mucho Bob Dylan, por el sonido la música. Los Rolling Stones y Los Beatles eran aprendices de Dylan. España es un país de muy buenos letristas. En latinoamerica nos conocen por nuestros cantautores, como Joaquín Sabina o Joan Serrat, es decir los que cuentan historias. El rock es argentino, mexicano... Los cantantes melódicos: Francisco, Nino Bravo, Raphael... son los conocidos. Habría que añadir la figura del cantante rock inspirada en la música anglosajona como puede ser Nacho Vegas o Quique González.

Hablando de músicos nacionales, has trabajado con Diego El Cigala, Santiago Auserón o Jaime Urrutia, y a nivel internacional con Andrés Calamaro. ¿Qué has aprendido de cada uno?

He aprendido mucho. De Santiago Auserón y de Andrés Calamaro de los que más. Jaime Urrutia es muy bien amigo y El Cigala también. No me quedaría con ninguno por encima de otro. Aprendí cosas, no sólo de música, sino también de cómo aprender a tomar decisiones, cómo manejar la profesión. Son muy expertos. Yo me formé musicalmente tocando con Santiago Auserón y me desarrollé con Calamaro y El Cigala. Con ellos formé mi parte artística porque lo sacaron de mí. Santiago Auseron es un letrista muy profundo, comprometido y moderno. Es el más moderno de todos los artistas que habrá aquí. Ya lo era en el 81 y en el 82 y si quiere podrá seguir siéndolo. El Cigala es el más importante. De los interpretes que he conocido me quedo con él. Calamaro es un supercompositor, es un tipo que tiene una fórmula para componer una canción que viene del tango y de la milonga y que ha sido trabajado durante años de encierros, como dice él "camboyanos", para componer. Ha hecho obras de arte. Me considero un afortunado por haber estado con gente así.

[pull_quote_right]Me formé musicalmente tocando con Santiago Auserón y me desarrollé con Calamaro y El Cigala. Con ellos formé mi parte artística porque lo sacaron de mí[/pull_quote_right]

¿Cómo es trabajar con ellos?

Son muy profesionales, muy autoexigentes, con lo cual muy exigentes con el resto. Por eso están ahí.

Has vivido en varios ciudades: Nueva York, Los Angeles, Madrid, Valencia, entre otras. ¿Qué has aprendido musicalmente de cada ciudad?

De Valencia tengo el recuerdo de haber estudiado en el Conservatorio. Entonces había una escena de rock and roll, ahora también pero no la conozco mucho. Había un grupo que se llama La Habitación Roja y que sigue activa 20 años después. Yo me fui a Madrid porque es donde estaban los músicos profesionales: los que hacían giras, tocaban en televisión, grababan discos... Ahí aprendí la profesión. En Nueva York aprendí el arte de tocar música que sale de allí, principalmente de la guitarra eléctrica. Y luego en México y en Argentina aprendí el arte callejero. Nos llevan una ventaja, sobre todo en el rock, sobre todo de autoconsumo. Los argentinos, desde los años 70 hasta finales de los 90, sólo consumían música argentina. Ahora es algo que ocurre actualmente con la música independiente. ¿Por qué ha surgido todo este fenómeno? Porque la gente consume música de aquí y eso es buenísimo.

[pull_quote_left]En Nueva York aprendí el arte de tocar música que sale de allí, principalmente de la guitarra eléctrica. Y luego en México y en Argentina aprendí el arte callejero[/pull_quote_left]

Pero aquí es España ha costado años llegar a ese nivel.

Sí. Cuesta un tiempo pero es buenísimo que la gente consuma lo que se hace aquí y esté pendiente de lo de fuera. Eso también está bien, pero hay que apoyar la parte local. Viendo por ahí como está en materia de rock nos llevan ventaja, sobre todo en Argentina. Hay muchas bandas que intentan sonar como la de allí, algo que está bien, pero no hay que olvidar de donde venimos. Aquí hay cosas que se llaman Manuel de Falla, El Concierto de Arajúez y el flamenco. Tampoco digo que haya ponerse con las castañuelas, pero el que lo vea tiene que sacar algo de ahí.

Hablando de esos tipos de música, en la próxima edición del Deleste Festival, que se celebra próxiamente en Valencia, se ha incluido en la programación la actuación de Pep Gimeno "Botifarra", un cantante de raíces folklóricas valencianas, dentro de una programación donde todo lo demás es música indie rock y pop. ¿Qué opinas que se programen festivales de esta forma?

Me parece perfecto. A ver la aceptación que tiene. Me pone más contento que otra cosas, que tenga sabor y que no sea lo mismo de siempre. Me gusta que sea auténtico. No hay que subirse al carro de la moda ahora mismo para intentar destacar. Yo me considero un artista que va absolutamente a contracorriente y estoy teniendo suerte porque formo parte de festivales donde no me correspondería estar. Por ejemplo, Los Coronas también han actuado en todos los lugares. El planteamiento es muy parecido al mío, como Guadalupe Plata, música de raíces y basado en el sonido de la guitarra. Lo que se podría hacer también es un acercamiento entre varias formas de ver la música. Yo personalmente me inspiro en música de raíces pero compongo una música totalmente actual, eléctrica y cañera. Es dignificar ciertos estilos con la instrumentación del rock, la que le gusta a los jóvenes.

[pull_quote_right]Quiero que la gente se vaya contenta de los conciertos y que se marche pensando que se ha gastado los mejores 10 euros de la semana[/pull_quote_right]

¿Qué guitarristas destacarías que te hayan influido a lo largo de tu trayectoria?

Eric Clapton, George Harrison (Los Beatles), Los Shadows, la música instrumental, Los Canarios,Keith Richards (Rolling Stones). John Greenwood (Radiohead) es el último guitar hero del rock. También los hay muy inspiradores, como Andrés Segovia y Paco de Lucía, quien llevó el flamenco al mundo. La guitarra flamenca me parece muy técnica.

Ahora estás inmerso con tu grupo en una gira por varias ciudades españolas. ¿Cuál es tu objetivo cuando sales al escenario a actuar?

Quiero que la gente se vaya contenta y que se marche pensando que se ha gastado los mejores 10 euros de la semana. Que se vayan contentos y con un subidón de adrenalina. Yo soy un músico popular que toca canciones que puedan entenderlas de principio a fin y que te invitan a algo. También depende del escenario. Por ejemplo, mañana en Valencia (sala 16 Toneladas) es una sala de rock que si se llena está muy bien. Pero también podemos tocar en teatros. Lo que quiero es felicidad. Lo nuestro es muy participativo.

¿Vais a actuar próximamente en otros países?

Hasta diciembre vamos a actuar en varias ciudades españolas, como Cuenca y Madrid. En febrero actuaremos en Los Angeles tocando en un ciclo todos los jueves en un club de elite de Sanset Boulevard que se llama El Cid. Es un local español de más de 100 años al que han ido Marilyn Monroe y Frank Sinatra. Presenté el disco en Abril y el dueño se entusiasmó, tenía raíces españolas. Nos ofreció realizar el ciclo. Otros días actuaremos en Portland, San Diego, gran parte de California. El concierto en El Cid será más elegante con respecto a los habituales porque es un local con un estilo parecido al de un club de jazz.