Bob Lazy: "John Lennon es Dios y Paul McCartney su profeta"

Borja González-Ayllón es Bob Lazy.

Bob Lazy es la nueva gran esperanza blanca del pop contemporáneo. Así de claro. Parece que el muchacho - que en la realidad cotidiana se hace llamar Borja González-Ayllón - va sobrado de actitud y, sobre todo, canciones. Lo primero quedó en evidencia con su estreno como animal de escenario en la sala Loco Club de Valencia y lo segundo se certifica cuando el reproductor insiste en pinchar una y otra vez el álbum que supone su bautismo de fuego en el intrincado negocio de lo musical. 'Rock | Love | Truth' (Autoeditado, 2017) se llama el invento, una colección de doce canciones que reptan por los pabellones auriculares auspiciadas por melodías serpenteantes, tatuadas por el ADN del mejor pop atemporal posible, y acrisoladas por el soul de alcoba y las maneras más elegantes del rock vitaminado. Un comienzo de trayectoria fulgurante pero que es consecuencia de un intenso trabajo en bambalinas de más de un año, y en el que rodeado de músicos de eficacia probada y un productor de halo casi mítico, Paco Loco, promete buenas nuevas en sus representaciones en directo y, poniéndonos esotéricos, en posibles futuras grabaciones. El propio Borja nos desgrana los entresijos de este disco en la siguiente entrevista.

¿'Rock | Love | Truth es lo que llevas tatuado en los nudillos?

¡Esa iba a ser la portada! Rock tatuado en el puño derecho, Truth en el izquierdo y Love en la frente; posando desafiante en la boca de un volcán con el cuerpo aceitado y un calzón de piel de oso (…) Es un título vanidoso y una sugerencia para condicionar al oyente.

¿Bob Lazy es una estrella del Rock que saca tiempo para llevar un bar como 'La Vitti'?

La Vitti es el lugar donde se han compuesto la mayor parte de las canciones de este disco. A persiana bajada con una vieja guitarra española y a veces, algo de bourbon. Es la gran compañía discográfica que ha finaciado el disco y paga mis facturas. La Vitti Bar da para otra entrevista. Y sí: me he subido a la barra y me he puesto en cuclillas a modo Ronnie James Dio señalando con la mano cornuda a la gente sencilla que tomaba su cafelito.

Portada de Rock/Love/Truth.

¿Es verdad que la sombra de Paul McCartney se alarga sobre las canciones de este disco? ¿Los discos de los Wings están infravalorados?

Paul McCartney es posiblemente la personalidad musical viva y en activo más importante de nuestro tiempo. Un catálogo inabarcable al que acudir para afrontar ideas musicales y canalizar la inspiración. Es el gran arquitecto de la canción Pop-Rock. A diferencia de lo que muchos creen, era el beatle más duro y frío; un empresario y trabajador incansable. En el disco le dedico una canción (Mister Campbell) inspirada en una conversación que tuve con alguien que lo tachó de músico sobrevalorado. Es curioso, me he topado con personas que lo infravaloran o a los que les provoca una risilla avergonzada. También están los que no ven más allá del beatle y desconocen todo su trabajo en las cuatro décadas posteriores, con los maravillos Wings a la cabeza, por supuesto. Ojo, Paul tiene temas infumables ¿eh?, pero tras una carrera de…  –busco en el móvil, y leo de la Wikipedia–  "cien millones de discos vendidos, sesenta discos de oro, treinta y ocho números uno, veintiún grammy y un Óscar" … Antes de hablar de Paul, habrá que lavarse la boca ¿No, amigos?

Y ¿Qué me dices de Lennon? Lo digo por 'I am not a jealous guy'…

John Lennon es Dios y Paul McCartney su profeta.

Pero, por favor ¡basta!. Hemos venido a hablar de mi libro.

Ok, vamos a ello. Tengo curiosidad por saber cómo reclutaste a gente tan dispar como Marcus Blacksmith, Chuck Prida o Rui Martínez para formar The Cool, tu banda de acompañamiento. ¿Anuncios en la prensa o contactos del mundillo?

Los músicos reclutados para la grabación debían cumplir tres requisitos: Que no hubieran tocado conmigo previamente; que no se conocieran entre ellos; que no conocieran las canciones.

Chuck Prida (Carlos Prida o Charlie Mysterio) es para mi The Man Of The Year. Le conocí en los camerinos de una sala en Toledo donde coincidimos por una actuación. El flechazo fue instantáneo. Empezamos una relación epistolar muy intensa; una gran batalla de referencias y links de Youtube que se alargó hasta el Puerto de Santa María donde, entre diatribas y sentencias, Prida se colgaba el bajo e ideaba líneas maravillosas. (Muchos bajos de este disco son registros de pruebas e improvisaciones suyas sobre las guías). No sé muy bien cómo acabé con él en el estudio. Creo que simplemente, mientras seguíamos en batalla dialéctica, pasaron cosas como convertirse en el bajista del disco. Algo que sí recuerdo muy bien: se tiró toda la semana hablando con voz de "doblador" todos los diálogos de Pulp Fiction, pero adaptándolos al universo de situaciones que nos ofrecían esos días. Chuck Prida es exhaustivo y muy divertido, con una rapidez e intuición creativa fuera de lo común. Por cierto, el nombre BOB LAZY es una invención suya.

Marcus Blacksmith (Marcos Herrero) es el portador de luz, la fuerza y la belleza de una juventud insultante. Él es Rock, es Love y es Truth. Le conocí en La Vitti como cliente. Estaba sentado en la barra y había poca gente. Yo aporreaba la guitarra española al otro lado. Me pidió si la podía probar y se puso a tocar y a cantar That´s All Right Mama con un flow que te levantaba de la silla. Hicimos amistad y le ofrecí trabajo como camarero en La Vitti. Le propuse que se viniera a grabar un disco a la brava, a ver qué salía. Prida y él se conocieron allí, en el estudio. Ninguno de los dos había escuchado una canción mía ni sabía qué iba tocar. Yo tampoco les había visto jamás enchufados a un bajo o a una guitarra eléctrica. Ahora puedo decir que Marcus es un guitarrista de leyenda y que Prida es mi bajista favorito.

Rui Martínez (Franciso Rui Martínez o Paco Loco, del que supongo que me preguntarás más adelante) fue el responsable de la mayoría de órganos, sintetizadores, texturas y pianos del disco… En resumen: Llegamos a un mundo fantástico, lleno de seres extraños,  el amo del calabozo, nos dió poderes a todos, tú el bajo, yo la guitarra, acróbata, mago…  y él los teclados.  

El disco es, en sí mismo, un chute de efervescencia y belleza, en contraposición con el pesar cotidiano y la gris post-verdad que campa en los periódicos. Como canta el músico Charlie Mysterio con Los Caramelos: ¿que reine siempre la fantasía?…

¡Qué voz tiene el cantante de Los Caramelos! Es el Serge Gainsbourg español… Se canta y compone completamente atado e influenciado por las referencias que uno admira. El pop-rock de los últimos 60s y primeros 70s está cargado de esa belleza y efervescencia que comentas. Muchas de esas canciones y bandas representaron la modernidad, la vanguardia y la ruptura; trascendieron con bella música en busca de alguna verdad. Yo he querido explorar con este disco el reino de fantasía que fue esa época; y si algo de esa fantasía ha quedado impregnada en él y se transmite al oído o al alma, me sentiré muy satisfacho porque el listón estaba muy alto. Las bandas de los sesenta nos llevan mucha, mucha ventaja.

Tengo la impresión de que la industria musical y todo lo que conlleva te interesa más bien poco. Aún así este disco, además de sonar con mucha finura tiene potencial comercial, con singles claros como 'Bye bye solitude' o 'Hello, Fantasy'… ¿A dónde quieres llegar con estas canciones?.

No te creas, me interesa mucho la industria musical, pero es un terreno que todavía desconozco. Soy nuevo en este club pero entiendo que el trabajo de cualquier artista deba ser legitimado por la industria y el comercio. Hay que vender tickets de conciertos, discos y descargas, camisetas y chapas con el nombre de tu banda. Hay que llenar las salas y vibrar en comunión. Siento mucho respeto por el show business y la industria del entretenimiento. Creo que fue Frank Zappa quien dijo que el Arte es crear algo de la nada y venderlo. Es un buen objetivo para un artista ¿no? Que te paguen por tu trabajo. Pero eso solo lo puede dar una industria bien planteada que dé con los mecanismos adecuados para que los consumidores compren música de calidad o lo más elevada posible. Y no por ello debería ser una industria alejada de la ética, la autenticidad y la calidad humana. Yo estoy solo en esto, no porque quiera, sino porque ningún agente se ha interesado en Bob Lazy todavía. Soy el sello, la agencia de booking y management, el diseñador, el community manager y el Rockstar todo a la vez. Ojalá una compañía se fijara en mí y me ayudase a desarrollar una carrera donde pudiera estar más centrado exclusivamente en componer, grabar y diseñar los shows en directo. Sinceramente, no sé qué es “todo lo que conlleva” la industria musical pero la pintan como Leviatán emergiendo del basto y negro océano en la tormenta… Y yo digo: ¿No es atractivo asomarse al abismo?  –y te respondo a la pregunta sobre a dónde quiero llegar con estas canciones– Quiero llenar Wembley cinco días seguidos.

Bob Lazy.

Preguntar sobre los productores es algo, generalmente, rutinario y recurrente, pero Paco Loco es mucho Paco Loco. ¿Tenías claras las premisas con las que grabar el disco o bien te dejaste llevar por la brisa de El Puerto de Santa Maria?.

Di con Paco Loco en un vídeo de YouTube en el que ofrecía una charla sobre producción y me sentí muy seducido por su método y personalidad. Le escribí un correo proponiéndole su contratación y aceptó.  Paco me ayudó a ordenar mis ideas, a renunciar en la medida de lo posible a mis referencias y a imaginar los sonidos y las formas para unas canciones que únicamente contaban con una estructura cerrada de guitarra y voz junto con algunos solos y pasajes instrumentales que traía tarareados. Seleccioné 16 canciones de unas treinta y se tomó la decisión de ir haciendo hasta donde llegásemos. Los temas se planteaban desde cero, durante siete días de 9h a 21h con un descanso para comer. Conseguimos grabar 12. Este fue el método que elegí para afrontar la grabación. Lo bueno de estar acotado en tiempo y presupuesto es que te obliga a tomar y accionar decisiones muy rápido, un gran reto para alguien como yo al que el dilema de elegir le ha supuesto siempre un desnivel para avanzar, sobre todo para finalizar trabajos estéticos.  Lo malo es que nunca sabré qué canciones hubieran resultado tomando otros caminos, otras decisiones, o con más tiempo de estudio.

La música negra también tiene un peso específico en el disco, estoy pensando en detalles de temas como 'Golden Little Seed' o las voces de Erin Corine…¿Una forma de oscilar entre las texturas más pop de los 60 y el baile sedoso setentero?

Si te oyera Miss Erin Corine Johnson Simpson decir "música negra" se enfadaría. Es un término que rechaza. Ella prefiere usar la expresión "Música Afro-Norteamericana". El Jazz y el Soul son músicas que tengo muy interiorizadas porque en la adolescencia  –a pesar de que mis mis intereses musicales se centraban en hacer air drums mirando los posters de Iron Maiden que poblaban mi habitación–  las academias de música de barrio, por aquel entonces basaban la enseñanza de batería partiendo de ritmos más clásicos como la bossa nova, el shuffle o el swing. Precisamente en Golden Little Seeds habita esta dualidad. El tema arranca y se desarrolla como una alegoría Disco-Funk 70s y concluye con overdubs de hasta cinco guitarras eléctricas haciendo tresillos a lo Van Halen.  De la 'música negra' –Sorry,  Erin– me fascina su pulso al caminar; ese el lugar milagroso donde se establecen el ritmo, la palmada y el quejido. Cuando compongo espero que ocurra ese milagro para rozarlo con los dedos. Erin Corine es la gurú que me acerca a comprender lo elevado del Gospel. Como dice mi amigo Juanjo Frontera: "El Soul es la respuesta". 

Da la impresión de ser un disco muy trabajado y con las miras puestas en ofrecerlo al público en directo. ¿Estas canciones se grabaron pensando en cómo defenderlas en las salas o eso es secundario?.

Prida me lo repetía mucho en la grabación con tono preocupado. Se tapaba la boca, arqueaba los ojos y musitaba: “Madre mía, vas a flipar para llevar esto al directo”. Ten en cuenta que no existían banda, ni ensayos, ni maquetas previas. 'Rock | Love | Truth' fue elaborado desde cero en esas sesiones a razón de dos canciones por día. Paco Loco me confesó al terminar que se esforzó mucho por ingeniar un sonido que pudiera ser interpretado en directo de la forma más fiel posible al disco. Creo que lo consiguió. Bob Lazy & The Cool somos seis músicos en el escenario que presentarán el disco en directo el 11 de Enero en la sala El Intruso de Madrid. Así que venid y juzgad en paz y libertad, pues esto se hizo por y para vosotros, que no os quepa la menor duda.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *