Aries: En su universo-isla

Isabel Fernández Reviriego es Aries. Foto: Helena Exquis

Fabulando, que es gerundio, podríamos hablar del sonido de las canciones de 'Adieu or Die' (La Castanya, 2016), el nuevo disco de Isabel Fernández Reviriego compuesto bajo el signo de Aries, como el que parte de un encuentro imaginario, en una playa del Cantábrico, entre el Van Dyke Parks de 'Song Cycle' y el Panda Bear más relajado. Aunque es la propia Isabel la que pone nuestros pies en la tierra: "Los dos músicos que citas me encantan, soy muy fan de ambos; pero yo intento que mi principal referencia sea mi propio filtro, que mi música suene a mí. Intento saber llevar todas mis referencias, mis experiencias y pensamientos a mi terreno para crear mi propio universo. ¡Es lo que intento!. Y mi playa favorita está en Vigo, ¡en el Atlántico!". La referencia al Cantábrico no es gratuita, Isabel nació en Bilbao allá por 1979, aunque tras su paso por Madrid, dónde tuvo tiempo de estudiar, vivir, y formar parte de dos de la bandas de pop nacional más relevantes de los últimos años, Electrobikinis y Charades, decidió alejarse del bullicio de la capital y buscar su lugar en el mundo en un entorno rural a las afueras de Vigo. De ahí, probablemente, su arrebato fan hacia el Atlántico.

Aries (2)Tras sus dos primeros discos zodiacales, 'La magia bruta' (BCore, 2012) y 'Mermelada dorada' (La Castanya, 2014), en los que destilaba con alquimia perfecta sus melodías de frambuesa de temporada, emparentadas con unos arreglos de fantasía arqueoastronómica, el fabuloso 'Adieu or die' se ha convertido en su flecha del tiempo cosmológica. Incluso atendiendo a la letra de 'Lagrimas II', penúltimo corte del álbum, podríamos hablar de estas canciones como parte de una terapia de luz y color. "Lo que siente la gente que escucha mi música es algo que yo no puedo controlar. Intento hacer música lo mejor que puedo y sí que es cierto que tiene una gran dimensión terapéutica para mí, ya que es mi refugio y me hace feliz. Asimismo, me interesa la música o las expresiones que contagian ganas e inspiran…así que si la terapia de luz y color se tradujese en eso, sería maravilloso".

[pull_quote_right]Intento hacer música lo mejor que puedo y sí que es cierto que tiene una gran dimensión terapéutica para mí, ya que es mi refugio y me hace feliz[/pull_quote_right]

Conocida es su labor como voz cantante de personajes de animación en 'Hora de aventuras', trabajo con el que está encantada y que desarrolla con gusto, dentro de un mundo cuyo público es del todo agradecido y donde resulta relativamente sencillo atraer el interés del infante espectador. En cambio, sus canciones como Aries exigen al oyente adulto eso que está tan denostado en estos tiempos de urgencias culturales: la atención. ¿Lo idóneo es escuchar este disco en posición horizontal y con los mejores auriculares posibles?. "¡Y con la luz apagada!. No, obviamente, se puede escuchar de todas las maneras y como a uno le de la gana. Pero sí que quise que el disco funcionase como un todo. Creo que las canciones funcionan mejor todas juntas que por separado y también por eso introduje 'Lágrimas I' y 'Lágrimas II'. Sé que es difícil hoy en día escuchar discos completos. Es difícil permanecer en la misma pestaña o en la misma pantalla más de dos minutos. También estoy de acuerdo en lo de las urgencias, hay que emitir un veredicto echando leches sobre cualquier hecho y creo que las cosas llevan su tiempo. Supongo que habrá a quien funcionar así le vaya estupendamente. A mí me sienta fatal, me provoca déficit de concentración, me da ansiedad y sensación de no procesar nada con fundamento. Como si lamiese la comida pero nunca la masticase y la saborease".

Aries (3)La naturaleza (con sus circunstancias) tiene una presencia predominante en las canciones del álbum, no hay más que mentar títulos como 'Nieve de noche', 'En el oceano', 'Eclipse total' o el sampleado del propio perro de Isabel, bebiendo agua en 'Lágrimas I'. La azarosa psicodelia de la naturaleza... "Bueno, cuando mi perros pelean o se comen a una gallina, más que azarosa psicodelia, sientes el death metal del orden natural de las cosas (ríe). La naturaleza te pone en tu sitio y te enseña todo el rato. Igualmente creo que te cuida y da placer. Disfrutar de su belleza y sus propiedades, escuchar, oler, ver… Eso me inspira millones". A su vez, las canciones de Aries también denotan cierta espiritualidad: 'Adieu or die' (la canción) es casi una experiencia naturalmente mística... Con el relato introductorio de la pintora Maruja Mallo, esos efectos electrónicos que simulan/samplean las olas del mar y el sonido de las gaviotas. Una letanía que, si te pilla despistado, te puede llevar a otro nivel, cercano al Big Crunch. "La verdad es que me interesan mucho los elementos formales de la música religiosa, litúrgica, los himnos, los espirituales negros... Los patrones repetitivos, el responso, cantar a coro, cantar a capella…Puf! ¡Hay tanto por escuchar y aprender! Me gustaría saber mucho más sobre la música oriental, por ejemplo; gran parte de esa música surge de sus textos sagrados y el sonido tiene esa dimensión espiritual. ¡Hay mucho por conocer!!Sólo se que no se nada!", declama en plan socrático. Por eso, su música tiene tanto de experiencia pop lúdica como de juego investigador: "Me interesa entrar en la música, sumergirte en la experiencia. Y me interesaba mucho intentar hacer melodías que fueran los más puras posibles…Se que suena pretencioso y repipi pero es lo que intenté; que saliesen de dentro de mi, siendo esenciales, con las menores interferencias posibles".

Portada de Adieu or die
Portada de Adieu or die

Es fácil pensar, a su vez, en un probable homenaje privado a su entorno, por temas como 'Nuestra casa', 'El paseo'… Una forma de reafirmar el encuentro con su lugar definitivo en el mundo, donde sentirse útil y sobretodo ser feliz. "Ahora mismo te diría que sí. Desde hace unos años creo que estoy donde debo estar. Pero también soy de culo inquieto y en la vida puede pasar de todo. Nunca sabes dónde acabarás...". Aún así los viajes (giras, conciertos) siguen siendo necesarios para ella, a la hora de atesorar vivencias para luego plasmarlas en canciones. "Me encanta vivir en un sitio tranquilo, como de centro de operaciones, y luego salir a vivir aventurillas. Salir a tocar engancha mucho; te proporciona experiencias, conocer gente por todas partes y sentirte vivo o algo así. También ha habido épocas en que lo he aborrecido, ¿eh?. Pero es normal porque llevo tocando desde pequeña. Hubo un momento, al acabarse lo de Charades, que sólo imaginar una prueba de sonido me daba temblores y no quería conocer a ni una persona más (ríe). Pero en realidad sé que no puedo estar sin hacerlo, al menos tocar de vez en cuando".

Queda patente el hecho de que Isabel piensa, elabora, toca y graba cada sonido que brilla en las canciones de Aries, con un afán experimentador, sin obviar el juego, aunque siempre buscando una coherencia de canción pop en el horizonte. "A mi me encanta hacer canciones de pop que la gente pueda cantar. Existe ese interés por no aburrirme, de probar cosas y seguir aprendiendo que supongo que se traduce en lo que llamas afán experimentador. Y también me encantan las canciones pop redondas, canturreables, que te apetece poner en repeat todo el día". Su modus operandi, en cambio, tiende hacia el plan más que a la improvisación. "Está todo bastante planificado, la verdad. Pienso mucho qué quiero transmitir y trabajo buscando las muestras de sonido que me encajen a nivel estético y a nivel más conceptual digamos. Todo esto dentro de mis posibilidades técnicas, claro; me queda mucho por aprender". Otro de los hechos relevantes que rodean la gestación de 'Adieu Or Die', es que Calvin Johnson, probablemente uno de los músicos más independientes dentro de los independientes y capo de K Records, sea un ferviente fan de las canciones de Aries, hasta el punto de co-editar con su sello el álbum junto a La Castanya y, alejándose de la timidez de un 'Hot chocolate boy', aventurarse a lanzarle piropos de gran calibre. "Sí, qué majo. Sólo puedo tener palabras buenas para Calvin, se ha portado increíble conmigo".

Satisfecha pero impermeable a los halagos, lo que si queda claro con las canciones de 'Adieu or die', es que Aries quiere hacer de su música una experiencia que vaya más allá de lo puramente auditivo. "Sí, claro … Pero supongo que casi todo el mundo lo desea, ¿no?. Es una experiencia física maravillosa pero también está guay que lo que haces provoque pensamientos en quien la escucha. Aunque esos pensamientos no tengan nada que ver con la música".